martes, 11 de agosto de 2009

¿Por qué lloráis?



Mil puntos veloces y brillantes sobresalen del eterno tapiz oscuro
que tus ojos observan tras incontables horas de cálida espera.
Miras abajo donde cien mil almas hacen ya del sueño su bandera
mientras arriba es cada punto un sueño con deseo seguro.

No lloréis mas, será vuestro padre a lomos de Pegaso quien os proteja
de Medusas enfundadas en mentiras y fracasos brotando en plena ebullición,
desde el vil agujero que pervive seguro sin pudor ni divina turbación
pues siempre habrá Grayas que las guarden como nocivo hilo en madeja.

Observas, escuchas y sueñas sobre el tapiz en continuo movimiento cenital
despedidas y reencuentros, sonidos ya pasados por otros que nacerán,
vida sentida a veces como el hastío de la espera gris en la sala de un hospital.

Como para Perseo fue, es tu escudo honrado el espejo de sus males,
reflejo capaz de destruir su imagen frente al mas débil de los mortales.
Medusas o Cetus, hambres o guerras, su fin será siempre nuestra decisión.



3 comentarios:

Menda dijo...

Las lágrimas de San Lorenzo!

Alfonso dijo...

¡¡¡¡ Maravillosooooooo!!!!!

Lúcida dijo...

Precioso.