lunes, 30 de julio de 2012

Echar de Menos...







A los mares a los que combatir sin tregua
entre rumbos que tomar sin más que tu propio deseo,
cabos que doblar cuando todo lo demás ya no exista
y tu estela se pierda engullida en montañas de agua.

A tantos Destinos sobre mis dos sonrisas expectantes
que permanecen sin tacha ni falsos besos mutantes
cuando la lluvia gris trate de pintarse en tu corazón.
Sinceras sonrisas liberadoras sobre el nácar de sus dientes.



A tu Tinta para unos versos que  se apagan sin ella,
elixir virtual donde una gota es  océano,
mar de certeza donde las dudas de ahogan en una botella
como mensaje  para recordar lo que vale su láudano
sin otro destino que su  ingesta hasta su retorno insobornable
en el que  mi corazón  palpita de nuevo por sentir el aire sin mas huella
que  las siete letras soñadas y pintadas sobre el costado de mi nave.


“Siempre”


 Echar de menos no es querer lo que no se  tiene,
echar de menos no es llorar por lo perdido,
echar de menos es solo recordar lo que deseas
para  cazarlo  como el viento en las alas de tu navío,
para volver a ganar las millas de bien en tu navegar
sin que la noche te despierte gris al alba de su rocío.



2 comentarios:

Inés de Valdivia dijo...

Echar de menos es notar la falta de lo que te hace bien cuando no lo tienes. Como lo que escribes. Se echaba de menos...

José Luis Martínez Hens dijo...

Gran alegría al entrar en estas páginas. Vengo aquí porque estaba buscando un texto de mi blog (Venia ego) donde hablaba de la saudade. Una de mis primeras entradas. Es para un amigo de Brasil, tierra a la que echo de menos. Y me encontré un comentario tuyo allí.

http://jlmartinezhens.blogspot.com.es/2008/04/mar-adentro-de-caballero-bonald.html

Y me encuentro esta maravilla de entrada y de blog. Veo que tu barco va por buen rumbo y me alegro Blas.