lunes, 18 de mayo de 2009

Frente al Cabo de Poca Esperanza...

Frente al Cabo de Poca Esperanza...






Quién dijo de correr cuando no tenías piernas.
Quién lloraba entre gritos silenciosos sobre la infame traición
de fatales mentiras cruzadas por carnes sin magro pudendas.
No fuiste tú, no fui yo, quizá fue él quien rompió el fuego al cañón.

Caños entre veredas de pasos ya por vividos olvidados,
obstáculos que atoran el viejo camino marcado por la costumbre
con el destino del propio desánimo sólo roto por una mano a los dados
que corten de un tajo la costumbre como frágil vida de estambre.

Desdichas que se vuelcan quilla arriba sol en ristre
olas que imaginan calvarios donde arriar tu bandera
tinta en gotas rayando el papel con verso triste.

Sueños que se van cuando vuelven tras su enésima derrota
ocultos bajo las luces mudas frente a un silencio rancio y soltero
que a nadie desea, que de nadie procede, pero que a todos agarrota.





...arrié mi bandera.

4 comentarios:

Lúcida dijo...

La esperancza nunca se debe perder, y los sueños menos aún.

Besos

Armida Leticia dijo...

La esperanza debe ser mucha y buena...

Saludos.

galilea dijo...

Maravilloso escrito.

Lo he disfrutado muchísimo acompañado de esa música que siempre eliges con tan buen gusto.

Te felicito por ambas cosas.

Ese cabo... mejor que siempre sea de Buena Esperanza.

Saludos!

Es un placer leerte siempre

Menda dijo...

¿Sigue arriada?

Yo es que prefiero el cabo......el cabo de Buena Esperanza.....