viernes, 25 de junio de 2010

Alumbran los Soles


Alumbran los soles de la ilusión

vertiendo su fuego sobre la desesperación

inerme y vencida por verse pura ceniza

ante impetuosos mares de brillos infinitos.


 


Tu voz leída, tu mirada sentida

acaba por hundir sin quererlo un pecho

en barrena de robusto a maltrecho

por imaginar tu verdadera partida.



Pleno es el verano, repleto de soles

como crestas de mil mares

que duelen por verse lejos,

por no poder sentirlos parejos

en el baile vital de los viejos “sentires”

por los que este corazón se duele en sus ojos

en forma de poros, suspiros y eternos silencios.



Alumbran los soles de la ilusión

hijos naturales de una vieja desazón

que parece dar aire a la asfixia contenida

por no buscada en cambio asumida.

Me duele lo que no se explica

por intuirlo sin siquiera poder evitarlo

mientras el alma vuela sin mirar su destino

encontrado sin saber entre tus brazos

involuntarios dibujantes de la rada de tu corazón.

Océanos guardados en un mundo minúsculo

por caber en tu propia mano virtual

perdida en vidas ya “existidas”,

adoradas cuando la noche era el día,

repudiadas por oscurecer tu alegría.



Ilusión convertida en pura fe contra la razón.

La que ha de traer la nave.

La que ha de volver.

La que te ha de dejar marchar.






5 comentarios:

Anónimo dijo...

Es tan bello que me conmueve..

Alicia María Abatilli dijo...

Ese irse y quedarse, como todo buen marino.
Ese transcurrir y ser
Hermoso, feliz aquella a quien le escribes con esperanzas.
Un abrazo.
Alicia

Armida Leticia dijo...

¡Qué bellos versos!¡Ojalá me alumbrará un sol de la ilusión!

Desde México un saludo.

Anónimo dijo...

Que prevalezca la ilusión, forma parte de la vida misma.Luche, no deje que anide la desesperación.¡Mucha suerte!



Ana

galilea dijo...

¿Como puede caminar la belleza de la mano de la ilusión?
Basta con leer tu poema para saberlo.

Precioso trabajo. Felicidades.

Un placer leerte :)

¡besos!