sábado, 13 de septiembre de 2008

La razón sitiada por la realidad.

Derrotada fluye tu alma si te enfrentas a la verdad real.
Recoges los trozos en astillas inermes de tal golpe brutal
mientras tu revuelta mente necesita calma para decantar
qué fue del sueño que hizo al hombre pelear.




Giras sobre tus pasos buscando un trípode
donde poder apoyar tu mirada,
donde poder meditar mientras te proteges del duro temporal
que azota sin rebenque tu ánima ya gastada
y en instantes inanimada por una abyecta realidad
obtusa, tozuda, cerril, con el rictus de la fatal eternidad.

Subes decidido apurando el resuello hacia la verde colina.
Ves su silueta enfrentada que sin pausa te domina
como plomo ardiente que se destila al calor del miedo,
así corres empujado por la vida que avanza con denuedo.

Quizá desde esa colina que enfrenta a dos mares hermanos
quizá desde tal lugar la vista ayude a mi mente a razonar
cuantos motivos son los que mueven al hombre a mantener su andar
si sólo ve derrota a cada lado del sendero que dibujan sus pasos.



6 comentarios:

Armida Leticia dijo...

A pesar de todo... hay que seguir caminando!!
Al andar se hace camino...

Saludos desde México.

CaminanteDeNoche dijo...

La vida no puede detenerse en las derrotas pasajeras, porque sabe que su tiempo es efímero ante la derrota final de la muerte.

Besos

galilea dijo...

Un placer leerte.

Cuanta razón hay en tus versos.

Por cierto, la música es una maravilla. Uno de mis temas favoritos.

besoss!!

SOMMER dijo...

Jou, observo preocupado, cierta tristeza en tus post. Qué pasa amigo????

Besos

Harpo dijo...

Me gustó pasar por acá, leer estos textos y disfrutar en silencio.
De verdad le digo, muy bueno el contenido de su blog.
Volveré a pasar seguramente.
Saludos

Alicia María Abatilli dijo...

Describes un estado de ánimo conocido, presagiado, mil veces andado.
Un abrazo Josu, leerte es encontrarme.
Alicia