viernes, 14 de septiembre de 2007

A Eduardo Rejduch de la Mancha



El ciclo ha concluido, mas de tres lustros han girado sobre sí
Barcelona está ahí mismo, sin embargo hace ya tiempo que se fue.
Había parado el mundo, sin pensarlo me había bajado de él,
soñé despierto entre Las Marquesas y sorbiendo el te del Raja en Timor me reí.
Quién no se acuerda de Trinidad, Vanuatu, “la Paella” en Tonga,
los albinos pseudobritánicos de Australia y su pseudoaparheitd.
Quién no sueña con flotar entre los suaves vientos del Indico y sus piratas.
Quién no recuerda el sabor del agua rancia en Sudán, del circo Pim Pam Pum en Tonga,
La exactitud de aquel reloj de mareas especial, flotante, hinchado y descompuesto.
Quien no dejaría este Occidente para encontrar lo que sólo leo
como Eduardo, Claudia, el viento, la proa suave abriendo la mar

Gracias por permitirme navegar a bordo del Charrua.

2 comentarios:

Butterfly dijo...

:)

Saludos

C.G.

Diego González dijo...

Pa! realmente MUY bueno... tanto lo que decís como el libro de este hombre: "Hasta donde me lleve el viento"... Realmente INCREÍBLE.