miércoles, 8 de septiembre de 2010

Avanteando


Surcar la mar

doblegando la vida con tu voluntad,

olvidando los malos vientos

flojos, borrados por un heroico vendaval.



Avanteando para encontrar el vacío infinito

perdido por escondido sin alcanzar la manera

con vanos argumentos en la carta descifrar.

Avanteando hasta perder sin miedo la estela

que moribunda si la dejas ella sola se irá

sin saber nunca quien la dibujó.



Escuchar el silbido del viento

sesgado por la jarcia tensa en su recio soplo,

mudándolo en pura música que aturde tu soledad

deseada y al fin desde tu interior encontrada,

mientras sobre los costados tu nave es golpeada

por mares sin agua,

por hirviente espuma sin sal.



Poco es el viento engolfado

sobre velas que no se resignan a flamear

ante su escasa fuerza,

ante tan poca entereza,

mientras llueven si aparente dolor

lágrimas que se dicen de amor

por verte zarpar

sin otro abrigo que la fe en tu sueño

recuperado al volver a ser tu propio dueño.



1 comentario:

Menda. dijo...

Grande ese blues. Celtas, como siempre, me hacen evadirme. Disculpe su merced, pero la que aquí suscribe, está más perdida que Falete en una orgía de pollos fritos.


Voy a buscar 'jarcia' que me suena a aparejo,pero no lo ubico....no lo ubico...poquita marinera soy. Eso sí, de papel hago unos barcos requetepreciosos oiga!!!


A sus pies, que no a los míos ( una que tiene cosquillas)

(Existen tres tipos de hombres: los que viven, los que mueren y los de la mar)