viernes, 29 de agosto de 2008

Mi Diente se quiere ir


Tengo un diente que se quiere ir
de esta mi boca tan fresca de sonreír.
De tantos nervios hasta el techo salto
y sin querer a todos sobresalto.

¿Cuándo llegará el ratón?
Pérez me cuentan que se llama
y que de noche se acerca a mi almohada,
mientras en sueños viajo en mi nave del mañana.

Mi diente, mi diente, se mueve.
Mi diente se va, pero no acaba de despedir
pues fue aquí donde descubrió el sonreír,
pobre, no sabe si eso hará donde el ratón le lleve.


Me duermo mientras sueño
con piratas, rebeldes y caballeros,
islas que surgen, volcanes que explotan.
Miles de cosas vivo mientras al ratón espero.


1 comentario:

Lúcida dijo...

Menudo ese ratoncito, el que nunca desaparece de nuestros sueños, el que nadie conoce su identidad... el que no necesita que un día nos hablen seriamente de su origen.

Yo estoy deseando que pasen un par de añitos para que conozca mi casa.

Que sea amena la espera

Besos