domingo, 7 de diciembre de 2008

Carmen

Ayer, 6 de diciembre, Carmen no se despertó. Como bién lo expresó Neil, su imagen era bella, serena, calmada y valiente como lo fue siempre. Aún recuerdo hace bastantes años cuando apareció aquella ponzoña contra la que me uní a ellos por liberar. Tras un victoria que parecía firme, el traicionero destino, la realidad de la tétrica naturaleza ¿o fue ese Dios tan misericordioso que se tornó en criminal?, golpeó con su aguijón letal.


48 años, una vida de alguien en verdad íntegro, valiente y cabal que luchó hasta el último segundo; una mujer donde la palabar LUCHA podrá siempre perdurar en mayúsculas y con letras de oro.


A continuación escribo unos versos de Aurelio Gonzáles Ovies, del libro que tu me regalaste hace tres años cuando las cosas no parecián tan terribles como han acabado por llegar a ser. En el me lo dedicas con la palabra gracias y las gracias creo que he dártelas yo.







YO también esperaba de la vida
otra cosa…
Uno lucha, se estrella
y cae y se levanta.
Qué le vamos a hacer…
a la costumbre otros la llaman
esperanza.

Si no…, mira el canario:
Enjaulado y sin cielo y pasajero…

¡Y todavía canta!

…….

LA belleza …
Se apaga
como en septiembre
las
alargadas
tardes
del verano

MAS a pesar de todo
ha valido la pena
ser
esta
luz
tan
breve



AHORA:
Es lo que hay.
nada en el antes
y en el después
nada en la memoria.
nada en la espera.

CERRÓ su libro
Un día
y allí acabó mi vida.

ALLI acabó mi vida.
Y en las últimas páginas
un pájaro quedó
sobre las ramas verdes
de su recuerdo inmenso.
A veces vuela al mundo.
Baja a mi corazón.

Anida.

COMO si fueran luces
de algún barco a lo lejos,
me gustaría que,
en las noches de bruma,
pudieran alumbrarte
estas palabras

















Un beso, Carmen allí donde tu recuerdo se encuentre abriendose paso ante lo injusto y lo inmoral.

9 comentarios:

Lúcida dijo...

Bonito homenaje y precioso poema.

Armida Leticia dijo...

Bellas palabras para Carmen.
Hermoso tu slide y la música con la que nos recibes.

Saludos.

galilea dijo...

Hermoso homenaje.

Las personas no desaparecen mientras vivan en nosotros mismos.
Ese es su legado: el amor que nos inspiraron, su cariño, su entrega, su ejemplo, su sonrisa...

besoss

Alicia María Abatilli dijo...

Carmen sigue en vos, es lo que cuenta.
No hay palabras para el dolor, sólo acompañarte.
Un abrazo.
Alicia

JoseVi dijo...

Hermoso homenaje. La gente me dice... ¿como es que estando lesionado de un pie un dia hiciste 400 km a madrid y volviste el mismo dia? ¿como es que con una fisura en un dedo cojiste el coche y fuiste solo a urgencias? ¿de donde has salido?¿como es que mezclas ser medio poeta y artista marcial a la vez y tres artes marciales distintas?

Yo digo... ¿como es que a pesar de todo eso jamas superare a mi madre? Se llama Mº Carmen y su ejemplo jamas podre superar y su madre, mi abuela que en paz descanse y si se llama Carmen duro 9 años de dialisis ¿por que? Porque los nietos le hacian feliz y su fuerza de vivir era infatigable. Yo era el nieto preferido por mi forma de ser. Siempre me lamentare que nunca conocio nada de mi ni me vio salir con ninguna chica, murio y yo tenia 20 años. Ahora con 29 ha pasado tantas cosas... Pero se que me recuerda y tal vez me vea.

Un fuerte abrazo me ha recordado un poco a mi madre por lo de carmen pero mas a mi abuela :)

JoseVi dijo...

Si has perdido un ser querido es dificil que te ayude con unas pobres aplabras pero... recuerda como era, recuerdalo :) Con el tiempo se comprende todo.
En un libro lei... que una vida que se va la repone una vida que se queda. Algun dia me ire yo y aunque tenga 29 años... comprendo un poco lo que es y se que tener un hijo lo mas bonito que se pueda tener en esta vida. Se que los tienes :) cuidalos, seguro estoy que su padre es todo un ejemplo y yo espero tener una hija espadachina XD.

Un fuerte abrazo, no cambies jamas por fuerte que sea la tormenta :)

Alfonso dijo...

Poema muy triste, pero muy emotivo y bonito a la vez. Carmen, la reina de los mares. Carmen, como mi madre, que se fue a navegar hace dos años, y como mi hermana, que como sabes, lucha con todas sus fuerzas para aferrarse a la vida.
Un saludo, Alfonso.

Alfonso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Silvia dijo...

Dicen los aborígenes australianos que estamos vivos mientras alguien nos sueñe. Triste consuelo cuando se pierde a un ser querido.
Quizás tengamos que dejarnos llevar por la ilusión y creer en esos sueños.
Un abrazo