miércoles, 31 de diciembre de 2008

Desde las Islas Escindidas...

No dejéis a Peter que se largue
que de ti no se vaya,
que no llegue la calma,
que Garfio nunca venza.

Otro año de lucha sin cuartel,
Campanilla siempre tras de ti.
Campanilla será quien decida
la parte que de ti ha de permanecer.

Navíos, espadas, amores y princesas
entre relámpagos, cañones y los de siempre, los leales.
Los buenos y los malos entre las estrellas y tras los truenos
de colores que pintan almas junto a viejos caimanes

Donde queda ilusión, perdura la vida.

Buenos deseos, nada más, el resto queda a vuestra discreción.
A la pura imaginación.
Sueños y pasiones
Luces, espejos y neones
Que el polvo de estrellas
de Campanilla os acompañe
cada día del 2009
y os alumbre cada noche.

3 comentarios:

Alfonso dijo...

Y con todos esos buenos deseos a bordo, ya lo único que nos queda, es levar anclas, y echarnos a navegar... feliz año.

Alicia María Abatilli dijo...

Sigo buscando el sendero de Campanillas. Quizás este año regrese a mí, lo mismo para vos.
Un abrazo.
Alicia

CaminanteDeNoche dijo...

Hermoso poema, gracias por tus buenos deseos y ánimos...como bien dices, donde queda ilusión, perdura la vida.

Espero que hayas pasado estos días lo mejor posible junto a los tuyos....y a seguir luchando.

Muchos besos