jueves, 5 de julio de 2007

Desde el exilio

Hola de nuevo, no he vuelto a mi mesa de siempre, ni ese asiento que sabe todos mis secretos, desde el que escribo cuando todo se encuentra más calmado.
Estoy en un puesto de internet en este Hotel. Me quedan diez minutos de crédito y espero escribir algo sin demasiados errores.
Ya son casi cinco días de continuo sol, cielos insultántemente azules, el viento del sudoeste hace que el calor que Helios se empeña en enviarnos se difumine un poco y tumbarse en la playa no sea acabar como una tostada sin mantequilla dentro de un tostador al máximo de potencia.
Hoy intentare descubrir algo por la zona que dé algo de variedad. Bueno con una buena jarrita de cerveza fría casi que me conformo.
Echo de menos mi mesa y mi silla donde escribo con más libertad y sobre todo con más tranquilidad porque aqui todo esta bien menos la calma y la tranquilidad.
Lo dicho, me voy a disfrutar de una jarra de cerveza a la salud de tí que estás ahí delante.

Hasta pronto.

1 comentario:

Cástor dijo...

Pásalo bien y disfruta de cada momento.
Saludos.