lunes, 23 de junio de 2008

San Juan ya esta aquí

Brillos que permanentes conjugan la eternidad
luces sin trabas que anuncian inminente novedad
blanco en las bocas por sonrisas de verdad
perfume que anuncia la alegre humanidad.

Un golpe se escucha suave golpear sobre la arena,
es la ola cayendo suave sobre una orilla en calma
entre alboroto de risas límpidas vertidas a la mar.
Chimeneas huyendo apagadas de un viejo fuego ya sin crepitar
el verano arribó, el sol atracó y la luz entre nosotros quedó.
Es el tiempo de sonrisa, de alegría entre las pieles
que absorben, que lucen, que reflejan pintado flores
como enviadas verdaderas, lisonjas del libre y buen sentir
pues siempre la bella primavera generosa las deja al partir.



Feliz noche a todos los que podáis celebrarlo frente al fuego de una hoguera. Feliz noche a quienes, en otro hemisferio, esto signifique el invierno duro o suave, pero sempiterno gris. A vosostros os guardo un minuto entre crepitares y cánticos pues sois parte de esta fiesta pagana que une las manos.

3 comentarios:

José Luis dijo...

Hola amigo.

¿Puedes darte una vuelta por mi ventana? he dejado una expresión de admiración hacia tu talento.

Buena salud a todos.

Mar dijo...

Como viento entre los dedos son tus versos,
frescos acarician, reconfortan,
de puntillas, calladamente nos gritan,
remueven conciencias somnolientas
y entre los resquicios de cada alma asientan
invisible impulso para el quiera volar.

Como mar entre los dedos son tus cuentos,
perfume salado en nuestros labios,
voz que besa los párpados dormidos,
mirada del niño renacido
amigo entre tanto desvarío,
solaz de penas y quebrantos.

Ha sido el primer cumpleaños de esta voz que compartes con nosotros.
Se ha convertido en gesto cotidiano abrir tu rincón y nunca salir defraudado.
Destilan tanto tus palabras y saben tan bien…
¡¡Felicidades!!
Pero si cabe más me felicito yo por poder seguir disfrutando tanto al leerte.

Alicia María Abatilli dijo...

Para mí la noche más esperada, la de la alegría sin fin.
En el molino, en la rueda colgábamos una goma para que todo el pueblo viera cómo celebrábamos San Juan.
Algo increíble.
Luego en Formosa participé del pasaje sobre las brasas, algo que aún hoy no tiene explicación para mí, una demostración de fe que no volví a ver.
Alguna vez te cuento si te interesa Josu.
Te dejo un abrazo.
Gracias por revivir mi nostalgia.
Alicia