viernes, 6 de junio de 2008

Tener Fe significa no querer saber la Verdad. (F. Nietzsche)

Esta mañana sobre las 8 y cuarto he terminado un libro que por su dura descripción, su temática y su gran cantidad de páginas, (casi 800), ha conseguido que esta semana de vacaciones antes de mi incorporación a mi nuevo trabajo haya sido diferente a cualquier periodo de descanso anterior.

Conforme avanzaba en su lectura mis entrañas se contraían a ratos, otras veces tenía que dejar de leer para recordar, valorar y con alguna mueca de asentimiento solitario, otros tiempos en los que, sin ser la vida del personaje en cuestión mi vida, hube creído fielmente y estaba dispuesto a “hacer algo por algo”.

En el encontré almas atormentadas en sus contradicciones internas, pero al mismo tiempo convencidas de seguir adelante sin piedad de sus propios corazones por la victoria final de realmente no sabían quién aunque lo tuviesen meridianamente claro. Vidas olvidadas para quienes les servían, útiles simplemente manejados con la promesa de algo que nunca llegó. ¿Cómo se puede abandonar todo por una idea? Yo mismo dría que eso es lo que yo, como humano, hago al cabo del día, abandono todo por la idea que me mueve sea cual sea esta. Pero cuando por la idea que luchas, eres capaz de destruir vidas por el mero hecho de cumplir una orden o de abandonar y destruir la vida de quien te ama por ella. O eres un persona malvada o la Fe te ha inundado y se ha quedado a vivir en el tuétano de tu osamenta. Es en este último caso cuando lo peor siempre estará por llegar. El momento de descubrir que en lo que creías era una enorme fachada con un andamiaje poderoso pero con el único fundamento de utilizarte para sus propios fines, bueno menos en la religión que todo el logro esta después de la vida y así ya están cubiertos. Si, los de enfrente no eran, no son diferentes, pero, ¿por qué no lo fuiste tú?

Ya nada quedará después mas que el lamento por lo perdido, con el dolor aún más grande por que tu lucha fue en vano. Esto último es la parte del lamento equivocado. Tu lucha siempre habrá sido útil si de ellas sacas el provecho de la corrección para el futuro a las generaciones venideras.


Gracias, Jan Valtin. Creo que no olvidaré esas memorias tuyas de aquel periodo sangriento que fue la Alemania de entreguerras. Una época convulsa en la que nuestros pensamientos y maldades mas recónditas dentro de nuestro cuerpo y mente afloraron a la superficie. Una época de muerte y destrucción entre hombres que empuñaban armas y se jugaban su propia vida en pos de un idea que resultó ser el juego entre poderosos, como siempre.

5 comentarios:

rohit dijo...

Love the pictures you have posted. you HAVE DONE AMAZING WORK them?They are fabulous!these are gorgeous illustrations!Very nice,Lovely pictures.

lola dijo...

Dicen que la Fe mueve montañas, pero un exceso de fe mal encausada, se convierte en fanatismo e intolerancia, cosa peligrosa para el ser humano.

Un saludo desde mi México.

Armida Leticia dijo...

Estoy de acuerdo con Lola, todo debe hacerse y ser moderado para no caer en excesos.

Te invito a que leas mi nueva entrada, en mi otro blog, Desde la Tierra de
Enmedio.(http://armidalc.blogspot.com)

Lúcida dijo...

Suerte en ese nuevo trabajo.

Besos

José Luis dijo...

Felicidades por concluir ese libro, por tu inspiraión inagotables, por las cosas que recibirán tus lectores.

Por todo, porque nos mantienes vigilantes a tus palabras y pisadas.

Amigo, un abrazo desde el Norte de México.

Hago eco a tus palabras, y te las aplico:

Tu lucha siempre habrá sido útil si de ellas sacas el provecho de la corrección para el futuro a las generaciones venideras.

Un beso donde quiera que estés.

Buena salud a todos.