domingo, 11 de mayo de 2008

Soneto del Humano, la Verdad y la Razón.

Tormentas rasgando la oscura madrugada de sueños que enfadados despertarán
a la loca vida consciente que sin duda tara la verdadera libertad de respirar,
sin poder ya pensar en el que pasará, sin pensar en si al menos ellos volverán.
Vida serena, aburrida y consciente, vida falsa e hipócrita que no permite amar.

El puente de piedra ya aburrido se deja flotar sobre tantas personas
como troncos que fluyen por el cauce de una verdad turbia que sin bondad tortura
a las mentes, a los tipos que no conoces, a las personas que deseas cruzar entre miradas
mientras la razón cae derrotada por el dedo acusador de su dios al describir su tonsura.

La razón es terca seduciendo a la verdad con susurros, mas no se concede prisa
que no es de tal guisa la manera de alcanzar que ambas pervivan en semejante unión,
sino en la de real espera de la primera en su mansión mientras la segunda despistada aún acusa.

Llueve, las gotas rudas golpean con el ritmo propio del reloj que marca el tiempo huyendo.
Mis ojos caen y mis sueños crecen al unísono, arrullados por las que ahora golpean,
pobres ilusas, ya las veo en mi sueño como delicado vapor de nuevo a los cielos ascendiendo.

6 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

VAya... Tan profundo lo que dices que debe intentar buscar aquello que aún quedó sobrevolando en mi razón, ya lograré hacerlo mío.
EXCELENTE TU POST.
Un abrazo.
Alicia

Armida Leticia dijo...

Los sonetos son mis favoritos, me encantan, uno de estos días publicaré uno que amablemente me mandaste a mi correo, si tú me lo permites claro.

Saludos desde México.

Lúcida dijo...

El humano, la verdad y la razón sólo pueden coexistir en un soneto.

Saludos

Blas de Lezo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Blas de Lezo dijo...

Son la verdad, la razón y el humano un triángulo nunca equilátero,a veces y como mucho isósceles cuando el humano es capaz de humilde ser base. Tienes razón Lúcida.

Quizá he dejado a mi razón volar demasiado Alicia, intentaré que aterrice cerca de tu Córdoba maravillosa

Leticia, lo que te mandé ya es tuyo.


A las tres, abrazos con razón y besos de verdad.

Blas

Shanty dijo...

Excelente post. Escribes con el corazón en la mano.
Shanty