lunes, 19 de mayo de 2008

Soneto a La Ceguera

Escucho tus voces rugiendo infernales desde la lejana mar
ellos atentos regalan “circenses”, pero olvidando los panem.
Lágrimas del hincha pues su equipo suscribe el requiescant in pacem,
maldita ceguera, locura injusta por sufrir sin pensar, sin reflexionar

Hambre y dolor bajo las botas de cualquier dictador
huracanes y terremotos, terribles juguetes de injustos dioses,
malditos si existen, malditos en sus mitras, báculos y adustas poses
con dos mil años, dos mil guerras entre sangre y dolor.

Mientras Cesar nos brinda y aturde con la palabra “consume”
la vida se seca, el ambiente se quema, la sed se mantiene
nada avanza mientras la calma y la paz con un mísero gol se alcanza.

No lo vemos ni conocemos, no lo sentimos pues no lo sabemos
Cambia el canal, no mires lo real, no sufras por nada.
Formosa, Corrientes, lugares donde el amor se cambia por nada.

2 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

Qué decirte querido Josu?. Agregaré tus palabras a las mágicas.
Gracias, mil gracias.
Sinceramente.
Alicia.

Armida Leticia dijo...

¿Tan ciegos estamos?

Saludos desde México.