viernes, 12 de octubre de 2007

El Tren



El tren se aleja lento y no quieres perderlo
necesitas atraparlo pero lento se va alejando.
Es una carrera ya sin vencedor
hasta el Sol se oculta como otro perdedor.

Quizá si te detienes frente al viento
si dejas que te limpie la mirada
de restos de sueños imposibles al ciento,
quizá de derrota vespertina pases a plena alborada

Rezo, lloro, suspiro, añoro, más no vale, no lo merece
porque no se detiene, pero yo sigo en mis trece.
No es ya posible, tan sólo es aceptable
Adiós maldito tren, adiós alma indeformable

Con mi mágica alfombra en la que vuelo libre
sobre la que veo el pasado en lo presente de lo que vendrá
sobre la que alcanzo lo inexplicable, lo inalcanzable
En ella vuelo, navego, confío, sueño, vivo...



3 comentarios:

Anónimo dijo...

No creo que exista un ultimo tren, es normal que vos os sentais triste al verlo partir, pero ahorita vera que llega otro o atrapara el mismo en su viaje de regreso y verá como se realizan sus sueños.

M Gloria

Anónimo dijo...

Una vez pensé que el mejor tren se me había escapado. Ni siquiera era capaz de saber el porqué, pero ese tren se detuvo en mi vida un tiempo, y luego, de repente, se marchó para siempre.

Cuatro años después, entendí que ese tren, no había sido el mejor de mi vida, y que fue una fortuna que se fuese y no regresara jamás.

A veces, estamos equivocados y sólo el tiempo nos ayuda a ver con más claridad las cosas.

:)

besos!


-galilea-

Alicia María Abatilli dijo...

Creo que el vivir en realidad, es tomar un tren con distintas estaciones, depende de cada uno bajarse o seguir adelante.
La poesía muy bella.
Gracias por compartirla.
Alicia