jueves, 29 de noviembre de 2007

A Vos

Soles que en vuestra blanca faz brilláis
haciendo verdad lo que me alumbráis.
No se que destello cegador fue el que me trajo,
hasta esta vida que me quiso andrajo.

Es la verdadera palabra del dios eterno
la que vive en vuestro corazón materno.
Lo que me hace volver desde turbulentos aires
al claro mar de la serenidad sin males.

Os quiero a cada una por quien sois,
os quiero sin mas, sin acentos en mi voz,
os quiero igual en lo distinto, diferente en lo igual.

Orgulloso, lo que no puedo por mi,
Orgulloso lo estoy por vos.
Mi mente casi perdí, sin saber siquiera lo vi.
Mas un poco por mi y un mucho por vos
Logre luchar y de un infierno salí.
















A Mili porque la quiero,


A Vi porque la adoro,


A Pilar porque la admiro.

1 comentario:

Alicia María Abatilli dijo...

Felicitaciones a la tres por ser motivadoras de tan bella poesía, Blas. Y a vos, agradecida por dejarme comprobar que aún hay seres que de esta vida son capaces de transforma infierno por paraíso.
Un abrazo.
Alicia.